Cuando las luces se apagan: El dilema de las empresas comerciales e industriales (C&I)

Back to Top

FactoryPlant-blogsize.jpg

La Administración de información sobre energía de EE. UU. indica que los clientes comerciales e industriales usan más del 60 por ciento de la electricidad que se genera en el país. Antes de que las empresas lleven a cabo operaciones nuevas en un área, analizan cuidadosamente la confiabilidad y el costo de la electricidad en ese lugar.

De hecho, la electricidad es la energía vital de las empresas estadounidenses. Mientras el país trabaja para reconstruir su economía tras la pandemia, el acceso a un suministro eléctrico confiable representa un componente fundamental para el éxito. Por este motivo, S&C realiza una encuesta anual sobre los usuarios comerciales e industriales de energía en EE. UU. Buscamos comprender sus experiencias en torno a la confiabilidad de la energía y el impacto de esta en las operaciones.

El 2021 informe incluye tres conclusiones importantes.

• Las interrupciones breves y frecuentes parecen ser una parte cada vez más grande del problema de la confiabilidad de la energía. La interrupción del servicio ocurre cada vez más seguido, y las pérdidas de energía que se producen mensualmente (o con mayor frecuencia) duplican a las de los últimos años. El doble de los encuestados mencionó que las interrupciones breves son más frecuentes que el año pasado. Debido a que estas industrias dependen cada vez más del suministro ininterrumpido de energía, las mejoras en la confiabilidad serán protagonistas de nuestra recuperación económica.

• Las interrupciones del servicio implican pérdidas de dinero importantes para las empresas. Aproximadamente un cuarto de ellas afirmó haber sufrido pérdidas de al menos USD 100 000 como consecuencia de las interrupciones del servicio habituales. El 80% de las que perdieron USD 100 000 o más por mes debido a estas interrupciones informó que ocurren, por lo menos, en forma mensual. Al profundizar más en estos datos, determinamos que las interrupciones breves (de forma acumulada) tenían un impacto en las organizaciones tan significativo como las prolongadas, ya que, incluso un “parpadeo” en el suministro provoca que se detengan los procesos y requiere reinicios operativos.

• Los encuestados están dispuestos a pagar más a cambio de mayor confiabilidad y resiliencia. En promedio, alrededor del 20 % de las empresas estaban dispuestas a pagar más para mejorar la confiabilidad del suministro. De ellas, el porcentaje fue mayor en el caso de las pertenecientes a los sectores de manufactura y cuidado de la salud. Si bien algunas aceptarían pagar menos aunque eso implique menor confiabilidad, esos números fueron mucho más bajos, y los sectores de manufactura y cuidado de la salud se mostraron como los menos dispuestos a sacrificar confiabilidad con tal de ahorrar dinero. Para las empresas, cada interrupción del suministro es sinónimo de inconvenientes; por eso, si tuvieran la oportunidad de gastar dinero para mejorar esta situación (ya sea a través de la empresa de electricidad o de soluciones alternativas), muchas lo harían.

Cada año, este informe nos revela cómo las interrupciones del servicio de energía afectan a las empresas C&I estadounidenses. Los comentarios escritos de los encuestados nos indican que las interrupciones del servicio de energía ponen un freno a las actividades de las empresas, en particular cuando se necesitan sistemas de tecnología de la información (TI) para las comunicaciones y la coordinación.

Esta situación se ha vuelto aún más problemática durante la cuarentena, que ha provocado que las empresas y las personas se relacionen de forma remota (una tendencia que muchos esperan que continúe de alguna manera, incluso después de que se levanten las restricciones). Sin embargo, no todo son malas noticias: los encuestados parecen comprender mejor el desafío que enfrentan las empresas de electricidad y están dispuestos a entablar diálogos que deriven en alternativas para satisfacer mejor sus necesidades.

Especialista

Brian Levite

Fecha de Publicación

marzo 29, 2021