Energía de Respaldo: ¿Un Costo Olvidado de la Resistencia?

Back to Top

Diesel Generator

Recibí una excelente retroalimentación en lo concerniente a mi reciente artículo de blog sobre la resistencia monetizada. Otro pensamiento acerca del tema me vino a la mente mientras estaba leyendo un reciente reporte de la Universidad de Cleveland State sobre evaluar la resistencia por las micro-redes.

El tema inicial de mi blog acerca de monetizar la resistencia estableció que es muy difícil poner números a la resistencia. Sin embargo, revisando el reporte de la Universidad Cleveland State, los autores Andrew Thomas y Mark Henning tuvieron una interesante opinión sobre una relativamente simple y directa forma de evaluar la resistencia. Toman nota del costo que la energía de respaldo implica para los clientes para alcanzar el nivel de resistencia que necesitan. Esto es un costo real. Es mesurable debido a que un gerente de operaciones de una instalación comercial e industrial (C&I) podría decir, ‘Si tuviera el nivel de resistencia que necesito de la fuente que nos alimenta de electricidad, no necesitaría agregar o mantener ninguna energía de respaldo. Estaría perfectamente satisfecho de dejarla ir’.

Así que, para ser específico, otra forma de medir el valor de la resistencia es considerar los sistemas de mitigación instalados en las instalaciones C&I. La idea fundamental es que hoy en día nadiecuenta esto como un factor de resistencia. Lo ven como si, ‘bueno, esto es solo mi sistema de respaldo’.

Considere una situación en la cual una instalación C&I experimenta en promedio menos de 53 minutos de interrupción por año – de otra manera referido como “cuatro 9’s”. Eso es algo que muchas instalaciones C&I podrían aceptar y así evitar la necesidad de adquirir sistemas de respaldo costosos. Tal vez algunas instalaciones ultra-críticas podrían encontrar siquiera un minuto de tiempo de inactividad problemática, pero la mayoría dirían que 53 minutos de interrupción al año no es mucho tiempo. Estarían de acuerdo en no gastar el dinero para lograr “seis 9’s”, lo que es una resistencia completa, o 31 segundos de tiempo de inactividad en un año. Al hacerlo, significativamente reducen el costo para diseñar, instalar, mantener, probar, resolver problemas y llenar de combustible sus capacidades de respaldo para asegurarse de tener diésel, gas natural o sistemas de energía ininterrumpida listos por si ocurriera una interrupción de energía.

Veámoslo en la forma de una perspectiva más amplia, como el costo total erogado por los clientes C&I para asegurar la generación de respaldo en una comunidad grande, como Cleveland. ¿De cuántas decenas o aún cientos de millones de dólares estaríamos hablando? Juntas, estas entidades están gastando una increíble cantidad de dinero en resistencia debido a que la compañía eléctrica no  la está proporcionando. La conclusión obvia es que, con este método, se puede medir el costo de una resistencia pobre. Si estuviera sumando cuánto les cuesta a los clientes C&I instalar sistemas de generación de respaldo requeridos para lograr el nivel de resistencia deseado, se tendrá una medida válida del costo de la resistencia.

Más importante, si pudiéramos evitar ese costo, ¿qué podríamos hacer con todo ese dinero? Si los clientes C&I de la compañía eléctrica no tuvieran que comprar sus propios sistemas de respaldo, podríamos lograr dos resultados críticos. Por un lado, si una porción de los fondos fuera en cambio a la compañía eléctrica, ésta podría construir los sistemas confiables que el cliente C&I necesita. En segundo lugar, si esas instalaciones C&I no tuvieran que gastar dinero en una generación de respaldo, tendrían más dinero para invertir en la economía para crear nuevos empleos y un mayor crecimiento local. Es imposible estimar que tanto impacto, pero tiene un gran potencial.

Me interesaría escuchar sus puntos de vista acerca de cómo los clientes C&I podrían hacer un mejor uso de su dinero que actualmente gastan en respaldar la generación proporcionada por la compañía eléctrica.

Especialista

Chris Evanich

Fecha de Publicación

mayo 29, 2018