Hay que Mirar al Gas Natural, al Almacenamiento de Energía y a lo Solar, para Impulsar el Liderazgo del Mercado de Energía de los Estados Unidos

Back to Top

Algunas personas, particularmente en los círculos de la política, han sugerido que el crecimiento reciente en la energía renovable es el conductor en jefe detrás de la desintegración de la industria del carbón. No hay duda de que es un factor contribuyente, pero el verdadero enemigo del carbón, yo creo, es el gas natural. He aquí porqué:

Los Estados Unidos tienen una sobre abundancia de gas natural y una infraestructura de entrega fuerte, lo cual hace barato al gas natural. También, es mucho más limpio que el carbón, el aceite u otras energías de tipo petrolero. El gas natural verifica y marca la mayoría de las cajas que el nuevo consumidor quiere, lo cual también ha ayudado a lograr el crecimiento reciente en el mercado del gas natural.

En contraste, la industria del carbón es una espiral prolongada pero volviéndose más empinada hacia abajo, llevada por fuentes de energía alternativas, menos costosas y más “verdes” como el gas natural, la energía solar y el viento. Como resultado de estos factores, los datos de Energía SNL muestran que 46 unidades de carbón con 15,000 MW de capacidad combinada han recibido la aprobación regulatoria para cerrar en los próximos 12 años. Y eso no incluye los generadores que también planean cerrar las plantas de carbón durante este tiempo. Mientras que no existen cifras concretas disponibles, no sé de ningunas nuevas unidades de carbón agendadas para abrir en el mismo marco de tiempo.

El mercado está reconociendo el movimiento y haciendo cambios. La mezcla de generación de energía es ya dramáticamente diferente. La generación neta de las fuentes de carbón declinó en un 53 por ciento entre 2006 y septiembre de 2016, mientras que la generación de electricidad por medio del gas natural se incrementó en un 33 por ciento y la solar por más de 5,000 por ciento – de 508,000 MWh a justo sobre 28,000 MWh a escala de instalaciones de compañías eléctricas, de acuerdo con el “Reporte de Energía y Empleo” 2017 del Departamento de Energía.

Si se quiere medirlo por creación de empleos, los empleos en los mercados del gas natural también están corriendo en contraste con aquellos llevados por el carbón. La generación de gas natural y los combustibles en 2016 se combinaron para soportar 398,235 empleos a lo largo del país, con la mayoría de ese empleo que viene de la minería y la extracción, seguido por las compañías eléctricas y el comercio al mayoreo, de acuerdo con el reporte. Es más, la fuerza de trabajo de la energía solar se incrementó en un 25% de 2015 a 374,000 empleados. En comparación, solo había 187,117 empleos en la generación eléctrica que en las industrias del carbón, gasolina y petróleo combinadas.

Mientras que el gas natural pudiera ser el mayor enemigo del carbón, no es el único. Yo veo un futuro en el que veremos más y más asociaciones de entre el gas natural y la generación solar, con el almacenamiento de energía de baterías sirviendo para puentear a ambos.

A pesar del rápido crecimiento de su mercado y su surgimiento como un empleador principal, la energía solar es un generador intermitente. Su energía viene y va con la fuerza del sol, así que necesita un soporte de respaldo. Es por eso que veo un futuro para la mayoría de Norteamérica donde se construyen juntas las plantas de gas natural, las plantas solares y las plantas de almacenamiento de energía. No tienen que estar en la misma ubicación, pero tienen que coordinar su salida a la red de distribución de energía eléctrica para poder nivelar su desempeño.

Cuando la energía de una se cae, las otras surgirán. Esta podría ser en forma de ciclos, segundos, o podría tenerse 2 horas de batería funcionando en las horas pico, entonces la planta de gas funcionará en la noche. La energía almacenada en baterías llenará los huecos para asegurar la estabilidad de la energía.

¿Cuáles son sus pensamientos acerca del futuro de la generación de energía en los Estados Unidos?

Especialista

Chris Evanich

Fecha de Publicación

abril 20, 2017