Una simple técnica de “pulso” para mejorar la confiabilidad de la red

Back to Top

Interruptor de Fallas IntelliRupter PulseCloser

En un artículo anterior del blog, hablé de las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías para ampliar la segmentación de alimentación mediante sistemas de comunicación y coordinación mejorados.

Sin embargo, no siempre es posible implementar la infraestructura de comunicación para admitir este tipo avanzado de coordinación entre dispositivos debido a los requisitos de velocidad que necesita. Esto resulta especialmente problemático, por ejemplo, para clientes que viven en terrenos o en condiciones geográficas que interfieren con las comunicaciones.

Una estrategia alternativa consiste en implementar múltiples interruptores de falla avanzados, coordinados de forma similar, que usan un procedimiento de prueba de circuito basado en un pulso de corriente de duración limitada para probar las líneas. No se necesita instalar un sistema de comunicación de alta velocidad.

Según esta nueva estrategia de coordinación, cuando los equipos de aguas arriba responden a la falla inicial, estos usan una técnica avanzada de detección de fallas para encontrarlas y evaluarlas. Todo esto se realiza en segundos; es una respuesta muy rápida entre los equipos. Una vez identificada la ubicación de la falla, el equipo más cercano a ella usa un pulso de corriente de duración limitada para completar una secuencia de prueba convencional, que luego determinará si la falla es momentánea o prolongada.

Con las técnicas convencionales de detección de fallas, que usan pruebas de fallas iniciadas por reloj y de alto consumo de energía, cada vez que los reconectadores se cierran, cada dispositivo (desde el interruptor automático de la subestación hasta el dispositivos de cierre) ve ese cierre como una falla y absorbe toda la tensión de la falla. La técnica de pulso de corriente de duración limitada usa menos del 5 % de la energía que emplea un reconectador convencional o una prueba de interruptores automáticos de circuito, lo que supone una mejora significativa en comparación con la reconexión tradicional, que se introdujo en la década de 1940.

Gracias a este aislamiento de fallas mejor segmentado, las empresas de electricidad ahorran dinero porque pueden llegar al problema más rápidamente y repararlo. También mejora considerablemente la satisfacción del cliente. Una ventaja adicional de esta tecnología de detección de fallas es que se puede usar en esquemas de anillos sin comunicación para permitir la restauración desde una segunda fuente hacia un punto de conexión normalmente abierto. No se necesita ninguna clase de control central o comunicación para que funcione el seccionamiento.

Para obtener más información sobre esta tecnología, puede comunicarse conmigo en la sección de comentarios.

Especialista

Dave Klein

Fecha de Publicación

octubre 31, 2016