La estrategia del Reino Unido para una inversión en una red más inteligente

Back to Top

Microrred

Como expliqué en un artículo de blog anterior, la Oficina de Mercados de Gas y Electricidad del Reino Unido (Office of Gas and Electricity Markets, OFGEM) creó RIIO para alentar a los operadores de redes de distribución a devolver dinero a los clientes al tomar las decisiones comerciales adecuadas y facilitar la transición a una economía de baja emisión de carbono. No obstante, RIIO, que significa Ingresos = Incentivos + Innovación + Resultados (Revenue = Incentives+Innovation+Outputs), también sirve como modelo de empresa de energía que evalúa el impacto comercial de diversas opciones de inversión en la red.

Por ejemplo, cuando una empresa de electricidad enfrenta la mejora de una subestación debido al crecimiento de la carga, el modelo evalúa la respuesta de la demanda y el almacenamiento de la energía junto con las mejoras tradicionales. Esta es una nueva forma de pensar. La OFGEM reconoció la complejidad del desafío, por lo que creó varias medidas que actúan como incentivos y sanciones. El impacto esperado es modificar el comportamiento.
A través de RIIO, la OFGEM espera un 6 % de retorno de la inversión (Return on Investment, ROI) para las empresas de energía para actualizaciones de la red. Una empresa de energía podría tener un mejor funcionamiento y ganar más, pero las compañías mal administradas que tienen un mal funcionamiento corren el riesgo de lograr un ROI significativamente inferior. RIIO avala un principio de "panqueque", según el cual una empresa de energía obtiene valor al maximizar la mayor cantidad de mediciones de producción como sea posible. Por lo tanto, concentrarse en un solo elemento, como mejorar los minutos perdidos por el cliente conforme al esquema de incentivos por interrupciones o mejorar el rendimiento conforme al incentivo de satisfacción del cliente, no ocasionará el ROI deseado.
Los cambios de comportamiento significativos causados por RIIO ocasionaron retrasos en los proyectos a medida que las empresas luchaban por comprender cómo podían funcionar conforme a estas nuevas regulaciones y reevaluaban sus opciones de inversión. No obstante, estamos viendo cambios en gastos en innovación de las empresas de energía, con un énfasis significativo en los problemas comercial específicos que la innovación intenta resolver. Este enfoque de innovación "sin remordimientos" significa que, si bien los pilotos tecnológicos pueden tener éxito, eso solo ocurrirá si las empresas de energía comprueban el beneficio comercial y los implementan en el negocio como lo hacen siempre.
RIIO enfatiza el costo de por vida total que incluye evaluar las prolongaciones de vida útil de los activos y la capacidad de hacer que los equipos existentes sean más inteligentes. Esto está ocasionando un cambio desde "un mismo enfoque para todos", promovido por ingenieros estándares, hasta una solución que se encarga del problema inmediato.
Otro cambio es el surgimiento del servicio en este modelo. Esto puede variar desde terceros que pueden instalar y mantener estas nuevas soluciones hasta opciones financieras que reducen el costo de capital necesario.
Un área interesante que aún está en desarrollo es el concepto de zonas de gestión de las limitaciones. Diversos operadores de redes de distribución están solicitando convocatorias de licitación que puedan resolver las limitaciones de la red de distribución. Conforme a las respuestas a las solicitudes de propuestas, las soluciones ofrecidas varían desde respuesta de demanda y almacenamiento de energía hasta gestión de redes activa y conmutación de línea dinámica. Ningún operador de red de distribución ha determinado cuál es la mejor combinación, pero todos concluyen en que en muchos casos no serán las líneas subterráneas.
¿Qué opina sobre este tema?

Especialista

Chris Watts

Fecha de Publicación

junio 7, 2016